“La Ciudad de México requiere de una estrategia de internacionalización de largo plazo que comunique qué es la ciudad y trascienda los gobiernos al incluir diversos actores que la sientan como propia”

 

 

Lic. Bárbara Anderson
Directora de Innovación Editorial
Grupo Milenio
Entrevista del 03-11-2014

 

 

 

 

 

 

 

 

Buenos días Bárbara. Le damos las gracias por haber aceptado esta entrevista en el marco de Diálogos para una Ciudad Global. Por favor díganos su nombre y a qué se dedica.

 

Mi nombre completo es Bárbara Anderson, soy Directora de Innovación Editorial de Grupo Milenio. Tengo algunas tareas que tienen que ver con relaciones dentro de todo el grupo en la parte de radio, televisión, conectado con radio y suplementos; llevo cerca de 600 suplementos dentro de todo el País. Tengo una columna diaria de negocios, en la página 2 del diario y un programa de televisión de entrevistas con empresarios. Llevo doce años viviendo en el D.F. y gracias a vivir en esta Ciudad decidí convertirme en mexicana hace dos años.

 

¿Cómo entiende la internacionalización de una ciudad como la Ciudad de México?

 

Para mí la internacionalización es la capacidad de hablar el mismo idioma en todas las grandes ciudades del mundo. Que México sea una ciudad que pueda hablar de tú a tú con las grandes ciudades sin tener que tener un traductor al lado; que esté preparada, que tenga un diseño universal, que pueda embonar perfecto con las grandes capitales de toma de decisión del mundo. Sería de alguna manera enseñarle muchos idiomas a la Ciudad de México para que a donde vaya se sienta cómoda, entienda perfecto cómo funcionan los grandes ejes de la economía mundial, las siete u ocho ciudades grandes del mundo; en ese listado debería estar México, y creo que para eso lo que necesita la Ciudad es entender esos códigos y que navegue de una manera plana con las distintas capitales.

 

¿Por qué considera que es importante una estrategia de internacionalización?

 

Porque es estar dentro del gran sistema, creo que hoy por hoy la metáfora “The World is Flat”, del mundo es plano es cierta; la velocidad de la toma de decisiones, la velocidad de las informaciones, obligan a estar a grandes ciudades del mundo conectadas al mismo tiempo, a la misma velocidad y en el mismo minuto. Creo que hay muchas situaciones que ocurren en el resto del mundo que influyen directamente con la Ciudad de México.

 

Internacionalizar a la Ciudad de México significa ponerla en otras ligas, dejarla en las ligas de las grandes capitales, y no lo digo en las grandes capitales por volumen de inversión, que también tiene mucho que ver en esas ciudades o en esos destinos que importan al resto de la población; sino que si se va a tomar una decisión de política estratégica internacional o una decisión de desarrollo global la voz de México importe, porque es tan importante esta Ciudad que tiene que ser uno de los lugares recurrentes para todas estas grandes decisiones desde todos los ambientes y desde todos los ángulos.

 

Desde su experiencia personal o de su sector ¿Qué pueden aportar concretamente las relaciones internacionales de la Ciudad de México?

 

Primero mostrar exactamente lo que es la Ciudad de México. Muchas veces puertas afuera se tiene una perspectiva de la Ciudad que no es la correcta. Creo que las relaciones internacionales lo primero que hacen es comunicar claramente qué somos como Ciudad, como colectivo urbano, social, intelectual, cultural y eso es fundamental. Primero, que nos conozcan cómo somos y luego que las relaciones internacionales nos permitan atraer inversión extranjera, llevar y traer talento.

 

Muchas veces se piensa solamente en la manera en que la inversión extranjera directa que llegue a México; también hay que pensar en la manera de llevar a los mexicanos talentosos a otros destinos. Necesitamos contar exactamente qué somos, esto suena muy a psicólogo; pero creo que la pregunta de los psicólogos es quién es usted, de dónde viene y a dónde va, esas tres preguntas serian ideales para que nos respondamos todos y que no sea una frase hecha política de buenas intenciones, sino que sean tres puntos muy claros que todo el mundo entienda; que el niño que está empezando la primaria sepa qué es la Ciudad de México, que el especialista en relaciones internacionales sepa qué es la Ciudad de México, que la Pyme que va a buscar un proveedor en Estados Unidos sepa qué es la Ciudad de México. Tiene que ser un mensaje claro y sencillo que se entienda qué es la Ciudad y por qué es tan importante México.

 

¿En qué temas considera que debería trabajarse desde una estrategia de internacionalización?

 

Primero qué somos. A mí me gusta mucho la historia de Las Vegas que había entrado en una crisis muy fuerte y toda la Ciudad y todas las organizaciones que llevaban los casinos y todo lo que tiene que ver con la Ciudad se pusieron de acuerdo para volver a posicionar a Las Vegas como sede de entretenimiento; invitaron a directores de cine, empezaron a hacer series de televisión, CSI nació por una iniciativa privada para posicionar a una ciudad y ahora lo están haciendo incluso con Hawaii. Creo que es decir exactamente qué somos y qué queremos hacer, si vamos a hacer la capital del conocimiento, si vamos a hacer la capital de la cultura, de la internacionalización, de los desarrollos sociales; una vez que digamos qué, es invitar a todos los actores y a todos los protagonistas a hablar ese mismo idioma y ese mismo mensaje. Creo que es importante saber el qué, para después saber los cómos.

 

No sé si es una decisión que se tiene que tomar desde un flanco, pero yo creo que el talento debería ser la bandera de la Ciudad de México. Es impresionante esta Ciudad; tiene millones y millones de habitantes y es un nido de talento joven, de gente emprendedora. Uno decía que si aprende a manejar en la Ciudad de México puede manejar en cualquier ciudad del mundo por lo que es la Ciudad, y creo que se aplica en muchas otras cosas; si uno aprende a ser emprendedor en la Ciudad de México, puede emprender donde quiera, si uno aprende a salir adelante con la Ciudad de México con todos los retos y todos los desafíos de estar en una megalópolis de este tamaño, lo puede hacer en cualquier otro lugar, entonces ese tiene que ser uno de los valores a vender, el talento de la Ciudad de México.

 

¿Con qué actores el Gobierno de la Ciudad de México podría trabajar en esta imagen?

 

Sin duda el primer blanco son las universidades públicas y privadas, las escuelas primarias, toda la parte de academia más formal, los think tanks. Las empresas son una gran fuente de talento que queda encerrado dentro de la propia empresa; hay compañías internacionales fuertes haciendo mucha innovación, más no haciendo mucho desarrollo del know how local, o por lo menos extrapolarlo a otros sectores, las organizaciones intermedias también son muy importantes y hacen toda una tarea invisible que a veces los gobiernos no llegan a hacer, que es hacer redes, conectar gente. Hay organizaciones, asociaciones civiles, que tienen una base de datos de verdaderas historias exitosas para sentirnos orgullosos, por lo cual deberíamos primero hacer ese censo, juntar esa información y tomar una decisión sobre cuáles van a ser, si no tres, una sola gran avenida sobre la que tenemos que subir todos, y una vez que uno tiene determinado cuál es la columna vertebral hay que ir sumándole el resto de las partes del cuerpo, no creo que sea tan complicado.

 

¿A qué otros actores vería en esta estrategia y haciendo qué?

 

Sin duda, la Ciudad de México con una visión de largo plazo. Creo que le ha hecho daño la Ciudad de México que los proyectos duren lo que dura cada gobierno; que exista este fenómeno de Cristóbal Colón que el que viene nuevo dice que todo lo anterior no servía y hay un cambio desde logo, colores, identidad gráfica, los taxis, todo cambia y hay que ser mucho más de largo plazo y tener políticas transexenales con menos egoísmo de la parte política-ejecutiva a través de distintos periodos de cómo va a ser la Ciudad de México en 40 años; parece un montón de tiempo, pero la verdad es cerca y vamos a estar entrevistando a los niños que están en la guardería ahora que van a ser los que van a disfrutar la ciudad en 4 generaciones.

 

Recuerdo hace unos años haber conocido Beijing y me llamaron la atención las gigantes avenidas tapadas de autos, y eran avenidas hechas durante el gobierno de Mao Tse Tung cuando solamente había bicicletas, y le preguntaron para qué esta obra fastuosa si tenemos bicicletas, y él decía: “yo pienso para dentro de 50 años, no para hoy”. Creo que tenemos que animarnos a pensar de esa manera a largo plazo, estamos todo el tiempo preocupados y enredados por esta semana y la que viene, pero no sabemos lo que va a pasar dentro de 30 años y creo que cuando uno sabe a dónde quiere llegar, es mucho más fácil hacer el camino de cómo llegar a ese lugar.

 

Por eso, hablo de más actores, los que ponen la herramienta para que funcione tienen que ser los políticos de turno, los funcionarios de turno, pero tiene que ser algo que trascienda incluso esos personajes, algo más profundo, algo más de la Ciudad, y hay que lograr que la gente se sienta dueña de eso. Creo que la manera es sentirse involucrado, y si todas las organizaciones se sienten dueñas de ese proyecto, si todas las universidades se sienten dueñas de ese proyecto, si todos los organismos, incluso bilaterales, Banco Mundial, BID, se sienten dueños de ese proyecto, es mucho más fácil de mantenerlo en el tiempo a que se acabe en el próximo presupuesto anual.

 

Entonces ¿Vería bien la idea de diseñar un plan estratégico o algún otro mecanismo para generar esta visión a largo plazo?

 

Sí, definitivamente. Un plan estratégico en muchos sentidos, porque vamos a estar en una Ciudad con necesidades que hoy no conocemos, con necesidades de empleo que todavía no se han inventado, para solucionar problemas que todavía no se han inventado y resolver problemas que todavía no existen. Hasta hace cuatro años no sabíamos que las redes sociales iban a determinar muchas cosas en la Ciudad y que iban a ser una fuente de reclamo de denuncia. Hay que pensar qué va a pasar dentro de 40 años; es un ejercicio súper poderoso. Otras grandes ciudades que hoy están liderando el mundo como Londres, Nueva York o Chicago, es una pregunta que se hicieron hace mucho tiempo, creo que también hay que usar ese benchmark internacional y es necesario empezar a buscar esos protagonistas que estuvieron en los masterplan de Nueva York, de Chicago, incluso de Moscú que nuevamente ha sido puesta como una de las grandes capitales del mundo.

 

¿Con qué ciudades, países y regiones recomendaría que la Ciudad de México impulsara una estrategia de internacionalización?

 

De cajón Estados Unidos porque estamos muy cerca, tenemos el mismo uso horario, nos conocemos las mañas y somos vecinos desde hace mucho tiempo, y con ciudades de Latinoamérica. Sao Paulo debería de ser un eje fundamental y Perú. A nivel europeo Londres está peleando ser la capital financiera del mundo, después de Nueva York, y depende de cómo se mueven las acciones cada semana en esa ciudad para definir a quien le toca ese poderío, y no tenemos relaciones tan fuertes con ellos. Irnos hacia Asia-Pacífico; México está en una posición maravillosa equidistante de muchas estructuras del planeta, creo que a Asia-Pacífico deberíamos voltear más, ahí se están dando los grandes milagros y los grandes desarrollos económicos ahora. Corea sería una gran oportunidad, China, por supuesto, y también Australia es una historia de éxito que deberíamos tener en cuenta. Buscaría estar en las grandes ligas, en el top ten de las grandes capitales del mundo.

 

Cuando habla del top ten ¿Cuáles son las características de estas ciudades?

 

Primero que tienen una personalidad súper marcada, uno sabe lo que es Chicago, uno sabe lo que es Nueva York y uno sabe lo que es Paris, aunque no haya ido nunca a Paris. Tener eso tan claro hasta para un trabajo de publicidad o marketing, uno piensa en Paris e inmediatamente piensa en diseño, moda; piensas en Milán y piensas en desarrollo industrial. Las ciudades tienen esta personalidad tan marcada y es como un sticker que va pegado con México. Creo que la personalidad que tienen es eso: saber exactamente qué son, tienen muy buena relaciones internacionales, son ciudades muy fáciles de manejar, fáciles de llegar, las condiciones de infraestructura deben ser óptimas, si soy turista internacional o empresario internacional no me tiene que generar ninguna duda a la hora de tomar una decisión de si debo viajar a México, tiene que ser fascinante, atractiva, clara, saber todo lo que hay en la Ciudad, lo bueno, lo malo, lo que consigo, lo gratis; lo que hacemos cada cual cuando vamos a hacer un viaje a alguna ciudad.

 

Tiene que haber un sitio que concentre toda esa información de forma clara y alineada, que si vamos a hacer la ciudad tomando en cuenta el diseño como Milán, tenemos que tener líneas de crédito súper blandas para empresas de diseño, tenemos que tener intercambio natural entre universidades de diseño de todo el mundo, realizar ferias, espacios para grandes foros, es decir, si uno va a Milán, lo más probable es que se encuentre con una feria internacional del mueble, de la lamparita, de lo que sea y en la Ciudad de México tiene que ser igual. Si yo soy una empresa o un Estado al que me preocupa mucho el talento, tengo que venir a la Ciudad de México y aquí encuentro todo.

 

¿Cuáles que serían las debilidades de la Ciudad de México al compararla con este tipo de ciudades?

 

El tema de la personalidad; no sé qué es la Ciudad de México, la Ciudad de México son muchas ciudades, me falta saber cuál es su misión en la vida, su misión en el mundo, su razón de estar, creo que es una falta de comunicación. Es imperioso que la Ciudad de México comunique exactamente lo que es en foros, en los países que tenga que hacerlo, y no solamente desde la parte turística, sino desde los tomadores de decisión.

 

Hay una cuestión de infraestructura que todavía le falta mucho a la Ciudad. Es una Ciudad difícil para maniobrar para alguien que vive en ella y para alguien que viene de afuera. Le falta más urbanidad en la parte de transporte. Hay una cuestión de infraestructuras de cercanía, las empresas les llaman los clusters; crear circuitos donde todo corre cerca, que alrededor de la universidad haya viviendas para estudiantes, empresas y laboratorios. Falta un poco más de inteligencia en el diseño de los espacios, además hay que trabajar en la parte de seguridad y en la parte social.

 

Es una de las ciudades más ricas del País y también es una de las ciudades con más disparidad del País. Uno de los grandes retos de esta Ciudad es mirarse un poco más hacia dentro y trabajar en pro de su propia gente, que no tenga estos grandes quiebres sociales que lastiman mucho al desarrollo y a la urbanidad; debería de ser una Ciudad más vivible para todos.

 

¿Cuáles podrían ser las ventajas comparativas de la Ciudad de México frente a estas otras ciudades?

 

La juventud de su gente; es una de las ciudades con la pirámide poblacional más joven después de India. Mucha juventud y cuenta con una red universitaria muy poderosa. Está estratégicamente ubicada. Según la leyenda del nopal y el águila hicieron una búsqueda exhaustiva de cuál podría ser la mejor ciudad, México está en el mejor lugar, conecta con América del Norte y con América del Sur, está entre Europa y Asia. México está en un lugar privilegiado, tiene buen clima estable todo el año. No es como irse a vivir a Londres donde uno tiene un veranito de 45 días y nada más; es una Ciudad amigable en ese sentido.

 

Hay una enorme red social dispuesta a hacer cosas. Me sorprende que cualquier convocatoria en esta Ciudad, por el tamaño que tiene, tiene una respuesta multitudinaria y muy honesta, las verdaderas causas rápidamente consiguen seguidores, adeptos, dinero, donaciones; es una Ciudad ávida de participar y eso en algunas ciudades europeas es muy difícil de conseguir. Tiene esas ventajas: población muy joven, ubicación privilegiada, sociedad ansiosa y hambrienta de hacer cosas, de participar, pertenecer y de sentir propia a la Ciudad de México; aparte de toda su historia y anclaje con las verdaderas raíces de Latinoamérica que empezaron acá, sin duda.

 

¿Qué otras fortalezas agregaría de la Ciudad de México?

 

Su tamaño; alguien de una empresa decía que si algo funcionaba en la Ciudad de México, funcionaba en cualquier parte del mundo. Hay público para todo y espacio para muchas cosas. Creo que falta ordenar este gran rompecabezas que es muchas ciudades al mismo tiempo y es fascinante también por eso. Para tratar de reordenar de una manera armónica toda la Ciudad y empezar a conectar mucho más las cosas que hay, le faltan algunas herramientas como comunicación. A veces siento que hay una sordera entre empresas y universidades o entre Gobierno y universidades; expectativas de empleo versus necesidades laborales, hay canales que no se están comunicando a pesar de que existen, gente que necesita cosas y organización y se dedican justo a eso porque no se pueden encontrar. Existe una realidad frente a Facebook y las redes sociales y es que la gente está desesperada por conocerse y darse a conocer. Hay una gran necesidad de empezar a hacer muchos más bypass, empezar a hacer más conexiones entre las cosas que funcionen. No sé a quién le corresponde hacer eso, la verdad es que es una tarea un poco complicada, pero falta como un gran director de orquesta que diga: “A ver, tenemos estas universidades que se van a empezar a comunicar con estos de esta manera, y tenemos esta organización civil y gente con estas necesidades que vamos a empezar a conectarlo de esta manera, y esta organización civil con esta universidad también, y con el thinktank de esta manera, y con la empresa de la otra”. Nos falta más comunicación, no sé si es porque es mi especialidad, pero sí creo que falta más de eso.

 

¿Cuáles serían sus propuestas o cómo concebiría mecanismos que ayudaran a implementar este tipo de ideas? Se imagina algún espacio, un consejo, un comité y ¿Cómo se lo imagina?

 

En general, pienso que si quieres que algo no funcione, créale un comité. A veces pasa eso, que cuando uno crea un comité, este se convierte en un elefante blanco que hay que alimentar y que tiene que hacer cositas. Yo lo haría de una manera más inteligente, más transversal, más tecnológica; me apoyaría más en las nuevas tecnologías que hay, me imaginaria hasta un Facebook de la Ciudad de México donde la gente esté mucho más conectada, donde las necesidades y las oportunidades se puedan comunicar. Yo no creo en los comités, ni en los consejos de ancianos, me parece que son formatos del pasado. Habría que buscar maneras más sofisticadas y cercanas; hoy por hoy, hay muchas personas que jamás han tocado una computadora, pero ya tienen un celular inteligente, por lo cual yo le puedo llevar educación, información, cercanía, contacto, datos; si hay un sismo puedo llegar al 90% de la población a través de un mensaje, los teléfonos inteligentes todavía no están en el 100% de los usuarios de teléfono, pero no va a pasar más de dos años. Me apoyaría más en las redes inteligentes, aprovecharía que tenemos las mayores empresas de telefonía y tecnología del mundo, para hacer este tipo de cosas; creo que es una manera mucho más cercana, mucho más democrática de llegar.

 

Cuando se hacen estos comités, a veces también se hacen muchas capas y la gente que realmente lo necesita tarda en conocer quién es el presidente del comité de organización y comunicación de la Ciudad de México. Hay que ser mucho más horizontales en esto; hablarle a la gente de la manera en que se están comunicando, por SMS todo el mundo ya se comunica. Es necesario hacer un mapeo más inteligente de la Ciudad, de cuáles son las necesidades, cuáles son los mecanismos, desde seguridad, información, educación, trabajo; tenemos una herramienta como nunca, estamos en la oreja del 95% de la Ciudad de México. No hay que inventar el hilo negro, no hay que inventar estructuras complicadas, hay que hacer cosas flexibles y disruptivas para una Ciudad que rápidamente se sube a las cosas disruptivas. Estoy fascinada con la historia de las bicicletas que desde el momento en que se planteó la idea decían que se iban a robar todas las bicis, pero han robado más bicis en Ámsterdam que en la Ciudad de México, entonces hay que tratar de entender esos códigos de comunicación y necesidades de la gente y hablarle a través de ahí, no inventar cosas nuevas.

 

¿Qué otros programas del Gobierno de la Ciudad de México considera que pueden ser experiencias que pueden mostrar al mundo?

 

Creo que el tema de la disminución de la contaminación ambiental es una de las historias de éxito de la Ciudad de México. Durante mucho tiempo México era peor que Los Ángeles, y toda la gente lo veía como si fuera dañino para la salud venir a la Ciudad de México. Creo que esa es una gran historia de éxito.

 

Las incubadoras de empresas también son una historia de éxito; las bicicletas, haber recuperado los domingos para la Ciudad, cortar la principal arteria de la Ciudad como es Reforma e invitar a la gente a que salga, me parece algo maravilloso, o sea, nadie más en ninguna otra ciudad del mundo puede recorrer la principal ciudad en triciclo a la hora que quiera en domingo. Devolverle a la gente su Ciudad es muy importante, la recuperación de algunos espacios públicos.

 

Hay una gran deuda pendiente con el tema del transporte y hablo desde los camiones, que cuando uno llega a esta Ciudad no hay un mapa de dónde tomar un camión y tiene que llegar a la esquina más cercana a ver cuál es el pesero que le toca esa ruta, ésto es un pendiente que nos queda y tiene que ver con comunicación; con escuchar que la gente tiene que tomar 18 peseros que en línea recta podría estar en 20 minutos.

 

¿Qué otro problema ve en la Ciudad?

 

El tema de inseguridad hay que controlarlo. El tema de accesibilidad para personas con discapacidad, que es un tema que a mí personalmente me toca por una cuestión familiar, es muy difícil; la Ciudad no es accesible, no es universal. Apoyar a la gente que más lo necesita, no se puede creer que en esta Ciudad hay gente analfabeta todavía, y grupos con una precariedad de vida y de salud muy difícil, lo cual es un pendiente, voltear hacia el resto. Más acceso a la educación; le podemos aprender a Corea que fue su meta. Acceso al crédito, es una Ciudad donde no hay financiamiento para muchas cosas.

 

¿Cómo generar que estas ideas sean sostenibles de manera transexenal?

 

No hay que darle ninguna herramienta, hay que pedirle que no se hagan egoístas y que piensen en proyectos a más de seis años. Es necesario cambiar un poco el chip de los políticos que piensan hasta el momento en que acaba su mandato y todo tiene esa fecha de vencimiento, hasta los logos, los colores, el slogan de la Ciudad. Ninguna empresa cambia su slogan cada seis años, es imposible, las ciudades tampoco y tiene que ver con esa esquizofrenia de que no sabemos qué es. Creo que eso es uno de los grandes temas; trabajar sobre una cuestión más política que de gente. Le podemos dar los ciudadanos de México mil herramientas al gobierno, pero si el Gobierno quiere trabajar solamente por 6 años es un gran error. Es necesario pensar en planes de más largo plazo, a veces puede sonar para los políticos poco electoral, pero hay que trabajar en dos velocidades; como historia de dos ciudades, que mientras ocurren las cosas emergentes, necesarias, arreglar la línea 12 y lo que venga, tiene que estar ocurriendo este proyecto de largo plazo. Debe ser un pacto entre partidos y políticos, un pacto de no egoísmo, creo que lo bautizaría de esa manera.

 

Si alguien le pidiera tomar una fotografía de la Ciudad que hable de este special branding ¿Qué imagen tomaría?

 

La imagen de Reforma los domingos con criaturas andando en bicicleta y su mamá andando en patines, esa es una Ciudad de México que no todo el mundo conoce. La principal arteria con vista a Chapultepec; los Campos Elíseos tomados por la gente, chicos caminando, el perrito; es una Ciudad que no todo el mundo conoce, accesible, cercana, familiar, volcada a hacer cosas, donde en cada esquina se paran y hacen gimnasia. Esa es una imagen de México que me encanta mostrar.

 

Muchas gracias Bárbara.

 

Soy Bárbara Anderson y estos son Diálogos para una Ciudad Global.

Entrevista realizada en el foro: Diálogos para una CDMX  Global. Más información en:

http://cgcid.org/dialogo-para-una-cdmx/