FIRMAS….INCENTIVO PERVERSO PARA “INDEPENDIENTES”

 

 

 

 

Georgina Olson*

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué ciudadano puede conseguir en 4 semanas 73 mil 792 firmas de apoyo para obtener el registro como candidato independiente a la Asamblea Constituyente? Sólo uno que tiene vínculos con sindicatos, grupos clientelares o le entra al mercado de compra de firmas. Por lo demás resulta difícil creer que un ciudadano de a pie, por muchos amigos, familia grande y apoyo de diversos grupos de la sociedad que tenga, pueda alcanzar tal meta de forma legítima.

 

Al revisar la lista de los 8 candidatos que consiguieron el registro como independientes por parte del Instituto Nacional Electoral, INE, saltan a la vista los nombres de 3 que por lo menos levantan sospechas de cómo obtuvieron las firmas: Ismael Figueroa, líder de bomberos, fue denunciado en twitter por obligar a sus agremiados a reunir 50 firmas cada uno; Lorena Osornio, nuera de Alejandra Barrios, líder de ambulantes que pertenece al PRI y Julio Cázares, también líder de ambulantes.

 

Al exigir tal cantidad de firmas a los aspirantes a candidatos independientes, el INE creó un incentivo perverso, pues lejos de fomentar que ciudadanos de a pie participaran en la contienda por una candidatura independiente, provocó un fenómeno en el que sólo el que tuviera una estructura sindical o gremial de apoyo -a veces vinculada a partidos políticos-, tenía la posibilidad real de obtener el registro como candidato independiente.

 

Y ¿Por qué es poco verosímil que aspirantes a candidatos independientes hubieran entregado más de 100 mil firmas al INE obtenidas en forma legítima? Y que lo hayan logrado del 1 de marzo al 4 de abril.

 

En los primeros días en que empezaron a reunir firmas, candidatos independientes como Mónica Tapia del colectivo #TuConstituyente, o David Domínguez, expresaron que al ubicarse en un parque o plaza pública y tratar de conseguir firmas de apoyo, se toparon con que la mayoría de la población no tenía idea de que en septiembre se instalaría una Asamblea Constituyente, que redactaría la Constitución de la Ciudad de México…y mucho menos que existían “aspirantes a candidatos independientes” que necesitaban 73 mil 792 firmas de la ciudadanía para obtener el registro, y convertirse en candidatos.

 

De acuerdo a Tapia y Domínguez, tenían que dedicar de 15 a 20 minutos para explicarle a cada persona, o grupo de personas todo el tema…y después explicarles quiénes eran ellos y persuadirlos de que les dieran su firma y su número de credencial de elector… eso si traían la credencial, si no, habían desperdiciado 20 minutos de su tiempo.

 

HICIERON COALICIONES PARA ALCANZAR LA META

 

Al caer en la cuenta de que debían juntar alrededor de dos mil firmas al día para alcanzar la meta, muchos aspirantes a candidatos independientes se unieron en colectivos donde cada integrante pedía firmas para él y los otros 4 miembros de su grupo, pues el INE permitía que cada persona le diera su firma de apoyo hasta a 5 aspirantes.

 

Fue el caso de #TuConstituyente, al que pertenecían Gabriela Alarcón, Mónica Tapia, Alfredo Lecona, Luis González Placencia y Agustín Martínez; así como el colectivo #Porlalibre, integrada por los abogados Eugenia Callejas, Gustavo Uruchurtu, Jorge Eduardo Pascual, Luis Genaro Vázquez y Oliverio Orozco, politólogo por la UNAM, que actualmente cursa la carrera de leyes.

 

De las 10 personas que participaron en estos dos colectivos diferentes, ninguno obtuvo el registro como candidato independiente, algunos de ellos están impugnando esta decisión ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

 

El 31 de marzo #TuConstituyente denunció públicamente que había un mercado negro de firmas, y que a ellos los habían buscado desde legisladores, hasta líderes sindicales y vecinales para ofrecerles miles de firmas, a cambio de que, si llegaban al Constituyente, “Se acordaran” del que les había hecho el favor.

 

También se formó el colectivo Ciudadanos como Tú por Nuestra Constitución, del que formaron parte Rosa Martha Abascal, Fernando Sánchez, Gabriel García Colorado, profesor de bioética y Gerardo Cleto López Becerra, presidente de la cámara de comercio, servicios y turismo en pequeño de la ciudad de México, CANACOPE. Al final Rosa Martha, hija del fallecido panista Carlos Abascal, decidió dejar la contienda y no entregó sus firmas al INE.

 

De los 4 integrantes de ese colectivo, sólo Cleto López y García Colorado alcanzaron el registro como candidatos independientes.

 

El domingo 17 de abril por la noche, durante la sesión del INE en la que se dio a conocer el nombre de los 8 candidatos que obtuvieron el registro –Ismael Figueroa, Julio Cázares, Lorena Osornio, Gerardo Cleto López Becerra, Gabriel García Colorado, Xavier González Zirión, sobrino del Dr. Simi y dueño de Farmacias del Ahorro, Fernando Zurita, ex director de la caja de previsión de la policía auxiliar y Sergio Moissen, profesor de la UNAM- la senadora de Movimiento Ciudadano, Martha Tagle, expuso su evidente molestia en tanto que sólo 8 de los 32 que entregaron más de 73 mil 792 firmas de apoyo, obtuvieron el registro.

 

“El resultado pone en evidencia el fracaso de esta ley, sólo llegan como candidatos independientes 8. Quienes hicieron imposible que llegaran ciudadanos a las boletas fueron los legisladores, particularmente del PRI y el PRD que pactaron para sacar esta reforma política” expuso Tagle.

 

Tagle dio a conocer que a cada uno de los 32 aspirantes a candidatos independientes que presentaron sus firmas, el INE les anuló de 17 y 22 mil por concepto de “registros no encontrados” en el registro federal de electores y consideró que a cada uno de los que no obtuvo el registro, el INE tendría que darles derecho de audiencia.

 

En algunos de los aspirantes a candidatos independientes que no obtuvieron el registro quedó la duda y la desconfianza. Es el caso de Marco Rascón que ha dicho públicamente que el INE sacó de la contienda a los “candidatos incómodos”, que tuvieran posturas distintas a las del gobierno del Distrito Federal.

 

A Rascón le resultó muy extraño que el INE le anulara 22 mil 272 firmas por el concepto de “registros no encontrados”…una cifra casi idéntica a la que le anularon a Ricardo Pascoe: 22 mil 274.

 

Si el INE quiere realmente fomentar la participación ciudadana y hacer de las candidaturas independientes una realidad, tiene que empezar por reducir drásticamente el número de firmas que exige a los aspirantes, y establecer una cantidad realista de firmas que un ciudadano, o colectivo de ciudadanos honestos, puedan obtener de forma legítima. Lo demás es una farsa.

 

 

* Georgina Olson es licenciada en relaciones internacionales por la UDLA y maestra en periodismo por la Universidad del Rey Juan Carlos. Ha sido reportera de Excélsior durante 10 años, ha colaborado con la Agencia EFE en Madrid y la revista Contacto Latino.