Acciones locales, compromisos globales:

Artículo 25 de la nueva Constitución CDMX

Patricia Narváez*

La nueva Constitución de la Ciudad de México es, sin duda, una oportunidad para refirmar y trazar las políticas de nuestra ciudad que la posicionen como un referente internacional en la implementación de acciones hacia un desarrollo sustentable y que garanticen la calidad de vida de sus habitantes.

Al respecto, la aprobación del Artículo 25 posiciona y define a la Ciudad de México como una “Ciudad Global”, una urbe participativa y comprometida con los objetivos globales para el desarrollo urbano integral, a partir de acciones locales concretas.

Con la finalidad de promover su presencia en el mundo para dar solución a problemas compartidos con otros actores internacionales, la Ciudad de México participa en diversos foros y redes de cooperación mundiales, así como en proyectos y programas para el intercambio de buenas prácticas en temas de calidad del aire, movilidad sustentable, conservación de la biodiversidad, combate al cambio climático y desarrollo de capacidades de adaptación ante el mismo.

Gracias a su actividad para el desarrollo sustentable, la ciudad se ha posicionado y ha sido reconocida como un referente internacional en la implementación de acciones concretas para el combate al cambio climático.

En 2014 fue ganadora del premio otorgado por la Red de Ciudades Líderes del Clima de C40 en la categoría de calidad del aire; ese mismo año fue elegida, entre más de 120 participantes, como una de las 33 urbes que reciben apoyo de la red “100 Ciudades Resilientes” de la Fundación Rockefeller y gracias a la cual, en 2016 presentó la Estrategia de Resiliencia CDMX, necesaria para hacer frente a los retos de sustentabilidad a los que se enfrenta la ciudad.

De igual forma, en 2015, la Ciudad de México se convirtió en la primera en ser reconocida por el Pacto de Alcaldes como Compliant City, al haber reportado de manera oportuna y eficiente sus emisiones de gases de efecto invernadero de acuerdo con el Protocolo GPC.

El Global Protocol for Community-Scale Greenhouse Gas Emission (GPC) es una plataforma internacional en línea para el reporte de contaminantes de diversas ciudades. El protocolo para el monitoreo y reporte de contaminantes fue desarrollado con la colaboración de nuestra ciudad.

La Ciudad de México también interviene activamente con organizaciones internacionales; en noviembre de 2014, la Secretaria de Medio Ambiente, Tanya Müller, fue elegida por el ex Secretario de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon como parte de los 12 expertos que conforman el Grupo Asesor de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre transporte sustentable.

En 2015, la CDMX fue sede de la Sexta Mesa Redonda de Alcaldes y Ministros de la OCDE que logró reunir a 24 ciudades de 16 países y diversas organizaciones que discutieron sobre el desarrollo de políticas urbanas eficientes para el desarrollo, fue la primera vez que este foro se celebró en América Latina.

Para alcanzar las metas ambientales y de sustentabilidad, la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México forma parte de programas bilaterales y multilaterales para el intercambio de buenas prácticas y la innovación en el desarrollo de políticas públicas para el cambio climático.

Es parte de diversas redes de colaboración ambiental con la participación de actores globales entre las que destacan el Consejo Internacional para las Iniciativas Ambientales Locales (ICLEI), del cual el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera es Vicepresidente del Comité Global Ejecutivo y la red de megaciudades C40, dentro de la que la Ciudad de México es Representante Regional de América Latina en su Comité Directivo.

El liderazgo y contribución de la ciudad dentro de estas redes fue demostrado en diciembre de 2016, cuando se llevó a cabo en la CDMX, la Sexta Cumbre Mundial de Alcaldes de C40 durante la cual, alcaldes y representantes de más de 80 ciudades, así como líderes ambientales y urbanos de todo el mundo, se reunieron para intercambiar ideas y construir una agenda climática entre ciudades, que contribuya a alcanzar el importante objetivo del Acuerdo de París para mantener el incremento de la temperatura global por debajo de los 1.5°C.

Nuestra ciudad mantiene convenios de colaboración con organismos internacionales como el Banco Mundial, CAF Banco de Desarrollo de América Latina, Banco Interamericano de Desarrollo y el World Resoruces Institute a través de los cuales implementa estrategias y planes de acción para promover la movilidad sustentable, impulsar la eficiencia energética, mejorar la calidad del aire y en general, mejorar la calidad de vida de los habitantes de la ciudad e impulsar la cooperación para el desarrollo sustentable.

Para mejorar la calidad del aire en la ciudad y en otras urbes del mundo, la Ciudad de México lleva a cabo programas de capacitación por medio de los cuales tanto representantes de la Secretaría de Medio Ambiente como de otras ciudades realizan visitas en sitio e intercambio sobre la implementación de nuevas tecnologías para el monitoreo y elaboración de inventarios de gases de efecto invernadero.

Entre ellos destacan el proyecto Climate and Clean Air in Latin American Cities (CALAC), visitas técnicas de delegados de Chile, y de las ciudades Beijing y Guangzhou, China para la observación de nuestro sistema de monitoreo y la implementación de filtros en vehículos urbanos. La CDMX también fue parte del Programa de Capacitación para la elaboración de inventarios contaminantes en Okoyama, Japón para la innovación en el desarrollo de inventarios.

Asimismo, se han celebrado convenios de colaboración con la Escuela de Salud Pública de Harvard y la Universidad de Nueva York para relacionar el impacto que tiene la contaminación en la salud de los habitantes de las grandes ciudades y las posibles oportunidades y soluciones que su adecuada gestión presentan.

Finalmente, la Ciudad de México es un referente en lo relacionado a acciones de movilidad. El sistema público de bicicletas ECOBICI es el cuarto sistema más grande a nivel internacional y ha recibido visitas técnicas de las ciudades de Boston, Nueva York, Los Ángeles, Guatemala y Santiago de Chile.

En cuanto al desarrollo de un transporte público más sustentable y seguro, la CDMX se hizo acreedora del primer fondo de cooperación técnica para ciudades otorgado por C40 gracias al cual desarrollará el corredor ver del Eje 8, dicho corredor contará con 100 camiones eléctricos que darán servicio a los habitantes del sur de la ciudad y contará con un carril compartido para impulsar el uso de la bicicleta en la zona.

Estas acciones confirman la necesidad de que nuestra ciudad fortalezca sus políticas públicas a través de la cooperación internacional y las relaciones de amistad con otros actores pues gracias a estas actividades es posible mejorar la calidad de vida de los habitantes de la Ciudad de México y contribuir a los objetivos globales para combatir el cambio climático.

Al respecto, la Ciudad de México tiene la oportunidad de contribuir con los Objetivos de Desarrollo Sustentable 2015, particularmente con el objetivo 11; de igual manera el trabajo que se realice de manera local es clave dentro de la Nueva Agenda Urbana recién adoptada en la Conferencia de Hábitat III en 2016 y es, sin duda, necesaria para que nuestro país y el mundo logre la meta de los 1.5°C planteada en el Acuerdo de París.

La aprobación del Artículo 25 dentro de la nueva Constitución CDMX corrobora e impulsa al Gobierno de la Ciudad de México para continuar por el camino de la cooperación internacional para el desarrollo sustentable y el desarrollo e implementación de acciones concretas que sigan posicionando a la ciudad como un referente mundial en la lucha contra el cambio climático.

*Coordinadora de Asuntos Internacionales

SEDEMA