Daniel Tacher

Coordinador del Observatorio Binacional Iniciativa Ciudadana para la Promoción de la Cultura del Diálogo, A. C.

El poder del Voto desde el Extranjero

 

 

El domingo 5 de junio se realizó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Perú. En esta elección donde participaron dos candidatos (Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski) se definió por un estrecho margen de 41,122 votos, una diferencia de 0.24%. Esta votación concluyó con el escrutinio del 100% de las actas 15 días después. Las razones para este largo proceso de escrutinio fueron varias una de las cuales implicó la contabilidad del voto proveniente del extranjero.

 

De acuerdo con los sondeos al final de la jornada los dos candidatos se encontraban prácticamente empatados. El voto del 3.85% del padrón de electores correspondiente con 884,924 peruanos en el extranjero se convirtió en factor crucial. Según los datos de la Oficina Nacional de Procesos Electorales los peruanos en el extranjero pueden votar si su documento de identidad tiene domicilio en el extranjero. Estos ciudadanos pueden participar de las Elecciones Generales y Consultas Populares pero no en las Elecciones Regionales y Municipales debido a que no figuran en el padrón de ningún distrito electoral regional, provincial o distrital. Para emitir su voto los peruanos en el extranjero acuden a Oficinas Consultares del Perú o donde señale el funcionario consular, en caso de la insuficiencia del local.

 

El padrón de votantes que viven fuera del Perú reside en América (596,827 electores), seguida de Europa (249,331 votantes), Asia (33,656), Oceanía (4,857) y África (253). Los países que concentran la mayor cantidad de electores peruanos en el exterior son Estados Unidos (276,818) y España (128,096).

En la última elección se instalaron 3,083 mesas de votación y acudieron 389, 529 electores, es decir, el 44.018 % de los registrados. Estos votos fueron recibidos por la autoridad electoral y al concluir el cómputo de los votos provenientes desde el extranjero Pedro Pablo Kuczynski obtuvo el 50.13% ante un 49.87% de Fujimori Higuchi. Esto significó que los peruanos en el extranjero aportaron una parte sustantiva de la definición en la elección presidencial. ¡El voto desde el extranjero cuenta!

1 / 1

Please reload

 
 
 
 
 
 
 
 

Socorro Guerra y Omar Espinosa Radio TexMex FM

Radios TexMex

Identidad Migrante

A inicios de este 2016 las autoridades del Instituto Nacional Electoral, en coordinación con los consulados en los Estados Unidos y la Secretaría de Relaciones Exteriores comenzaron una campaña para que millones de connacionales pudieran realizar el trámite en las oficinas distribuidas en diversos estados de la Unión Americana. Actualmente, se han sumado 8 embajadas en el mundo.

 

Para realizar este trámite es importante que sepas cuáles son los pasos a seguir. Primero prepara en original tus documentos oficiales: acta de nacimiento, comprobante domiciliario en los Estados Unidos y una identificación con fotografía. Si tu naciste en el país del norte y tus papás son mexicanos, claro que puedes obtener tu credencial.

 

Después programa tu cita llamando sin costo al 1- 877-MEXITEL (639-4835) desde Estados Unidos y Canadá o ingresa al servicio de citas por internet en www.mexitel.sre.gob.mx/citas, donde te ofrecerán información completa del consulado al que deberás ir para iniciar tu trámite.

 

En los siguientes días deberás estar pendiente del proceso para que te entregue tu nueva credencial; pues la autoridad electoral debe validar los documentos y luego enviarte la credencial al domicilio que registraste en los Estados Unidos, para que tú la actives y puedas hacer uso oficial de ella.

 

Paisano, te invitamos a realizar este trámite que te identificará plenamente en cualquier parte del mundo y con la que además podrás tomar decisiones en futuros procesos electorales.

 

La campaña apenas inicia y Enlace Migrante, Radio TexMex FM y otras organizaciones en el país y Estados Unidos estamos buscando que la democracia de nuestro país y el valor de nuestras decisiones se hagan valer en cualquier lugar donde hayamos decidido continuar nuestra vida.

 

Les recordamos que en radio nos puede escuchar los viernes a la 1 de la tarde (hora Centro de México) porwww.radiotexmex.fm

Mónica Severson

Presidenta de la organización Tolnala

Hace algunos años viaje a México, me entere que podía renovar mi credencial de elector en un tiempo menor al usual por ser migrante, así que aproveche y lo hice con un resultado muy bueno.

 

Cuando empecé a tener un trato más directo con mis connacionales poblanos en Estados Unidos y que ellos solicitaban algún documento, yo en automático les pedía su credencial de elector como identificación para iniciar sus trámites, ¡oh! que sorpresa tan grande, ahí fue cuando me di cuenta que una gran cantidad de personas no contaban con ella, que no era tan fácil que la obtuvieran y mucho menos que viajaran. Cuando se trata de situaciones en las cuales ellos pueden ser deportados, que pueden arreglar su estatus migratorio, que tienen algún servicio médico pendiente, etc., donde les solicitan una identificación y obviamente ellos no contaban con nada, me sentía tan impotente y aún más cuando me llamaban desde México y me decían esa Matricula Consular que usted me sugirió sacar no la aceptan y les decían que eso no valía.

 

Constantemente las personas se quejaban del Gobierno y sobre todo de la falta de apoyo para tal tramite. Algunos presumían que la tenían, pero estaba ya vencida, otros ni tenían idea de que era.

 

Ahora las cosas han cambiado y el esfuerzo por contar con la credencialización en Estados Unidos se ha logrado, es el primer paso, el segundo paso es informar a nuestros connacionales de que ya pueden llamar y hacer su cita en los Consulados, el tercer paso  

es que los que estamos aquí nos esforcemos en obtenerla, verificar que nuestros datos estén correctos, estar presentes para cuando la entreguen personalmente y lo más importante es ejercer el voto, enviándolo a tiempo. Es un privilegio, no importa cuál sea nuestro partido o si no tenemos preferencia por alguno en especial. Debemos ser conscientes de lo que se ha hecho, lo que se ha logrado, ser positivos y cambiar el paradigma cultural que traemos por generaciones, porque si estamos en Estados Unidos es por algo y mejor que aplicar un poco de lo aprendido por este país que es la participación.

 

Para los que podemos votar en los dos países es una doble obligación de hacer conciencia a las nuevas generaciones de la importancia del voto latino, más aún cuando en Estados Unidos radican 11.5 millones de mexicanos nacidos en México según un reporte del 2013 y 26,021 Mexicanos Ciudadanos Americanos que pueden votar en estas próximas elecciones de Noviembre[1]

 

Recuerdo la emoción con la que participe en una casilla electoral en Puebla, eso me ayudo a participar aquí ya en dos ocasiones y motivar a un grupo de hispanos a votar, sin miedo y con seguridad de que su voz cuenta, de que el cambio social lo hacemos nosotros, cumpliendo con lo que nos corresponde y los resultados se verán reflejados en un momento u otro para beneficio de la sociedad.

 

No podemos continuar quejándonos sin hacer nuestro trabajo, yo los invito a ejercer nuestro derecho y obligación como mexicanos para informarnos y participar con nuestro Voto.

 

¡Porque cada uno de nosotros puede hacer la diferencia en nuestro hermoso México!

Karen Méndez Montes de Oca.

Mexicana, Licenciada en Relaciones Internacionales, por la UNAM.

Para hablar sobre lo importante que resulta la credencialización de los mexicanos que residen en el extranjero, me gustaría comenzar compartiendo una experiencia personal sobre las elecciones federales de México el 1° de julio de 2012.
 

Llego el día en que se llevaban a cabo las elecciones, yo cumplía escasas 6 semanas de que me había instalado en la ciudad de Los Angeles, California para llevar a cabo una encomienda diplomática en el Consulado General de México en Los Angeles. Desafortunadamente no podía participar en la votación, ya que en aquel entonces, aunque teníamos la posibilidad de votar los ciudadanos mexicanos residentes en el extranjero, el trámite resultaba más burocrático y aplazado de lo que es hoy en día y con la proximidad que tenía mi cambio de residencia, no alcanzaba la fecha para realizar el registro.
 

Por lo que, recuerdo que seguí muy de cerca la cobertura de los medios de comunicación nacionales y extranjeros sobre las elecciones en México; sin embargo, me contrariaba el hecho de que como buena mexicana no pudiera ejercer mi derecho al voto; ya que el hecho de ser una persona comprometida con mi país e interesada por participar en los procesos electorales y políticos que atañen a elegir a nuestros gobernantes y a quienes nosotros consideremos representen mejor los intereses de los mexicanos, me causaba una gran frustración ser solo una espectadora y no ser partícipe de este momento tan crucial de mi país.
 

Hoy en día los tiempos han cambiado y gracias a la publicación el 23 de mayo de 2014, de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales que modifica el procedimiento de voto para los mexicanos residentes en el extranjero[1]; tenemos la gran oportunidad de poder realizar el trámite para la obtención y/o renovación de la credencial para votar, a través de los consulados de México en las diferentes ciudades de los Estados Unidos de América y lo más substancial poder ejercer el derecho al voto, votando no solo por presidente de la Republica de México, sino también por gobernantes y senadores; también se ha agilizado el registro en la lista nominal de electores y el procedimiento para votar; todo el proceso sin la necesidad de viajar a México y sin ningún costo.


Ahora bien, quisiera hacer unas acotaciones más especificas de por que el hecho de credencializarnos y ejercer nuestro derecho al voto va más allá de una campaña o iniciativa gubernamental.


Se estima que en los Estados Unidos viven un aproximado de 12 millones de mexicanos[2], de los cuales solo cerca de 25 mil personas ejercieron su derecho a votar en 2012; lo cual resulta una cifra muy mínima para poder representar la voz de los millones de mexicanos en los Estados Unidos y sus familias en México.


Como mexicanos debemos tomar la oportunidad de participar en esto, credencializarnos y votar, ya que podemos marcar una diferencia muy grande en el futuro del país y de nuestros familias que viven él; asimismo, de nuestro porvenir en los Estados Unidos de America ya que dependiendo de los gobernantes que nosotros elijamos en México dependerá el enfoque de las políticas sobre la migración y sobre los mexicanos viviendo en el exterior que nuestros gobernantes decidan negociar, abogar y/o dialogar con los dirigentes en los Estados Unidos de America.


La participación en la credencialización y el ejercer nuestro derecho al voto, es por nosotros por nuestras familias, por medidas justas para los mexicanos fuera de su país y por un México mejor para todos.

Azyadeth Adame

@adameazya1 Integrante de Iniciativa Ciudadana para la Promoción de la Cultura del Diálogo, A. C.

La población mexicana está presente en las distintas expresiones de la vida económica y política de Estados Unidos y México. Desde las y los empresarios mexicanos que son ciudadanos o residentes en la Unión Americana y que son parte activa de la economía y la política, los y las migrantes indocumentados que trabajan en campos agrícolas y que son pieza clave de la generación de ingresos en ambos países, hasta las y los jóvenes que no nacieron en México, pero que son hijos de padres mexicanos y siguen tan interesados en participar en la vida política, que ya están tramitando su doble nacionalidad, para poder votar #AquíyAllá.

 

A través de la campaña "Credencialízate y vota, es tu derecho" #YoDecidoAquíyAllá, diferentes organizaciones sociales en México y Estados Unidos, estamos difundiendo la Reforma Constitucional en materia electoral aprobada en 2015, que permite la posibilidad de tramitar la credencial de elector en las sedes consulares de México en el exterior y votar para Presidente de la República, gobernadores y Senadores[1]. Hemos realizado materiales audiovisuales, para visibilizar la diversidad de voces, las impresiones que hemos recibido han sido muy sorprendentes. Un testimonio que nos muestra la importancia de esta reforma es de una persona nacida en Zacatecas que desea tramitar su credencial de elector, para tener la capacidad de demostrar su nacionalidad en caso de enfrentar un proceso de deportación y reinsertarse a la vida de su comunidad inmediatamente. También se encuentran los casos de los jóvenes que siguen de manera muy estrecha el contexto económico y de derechos humanos en nuestro país, pero que además son "DACA-Mented"[2], así que en mayor o menor medida, están opinando/incidiendo/insertándose en la vida sociopolítica #AquíyAllá.

 

Estos son algunos ejemplos que dan cuenta de que la credencial de elector es un documento que permite el ejercicio de derechos, en particular los derechos políticos para los y las mexicanas sin importar el lugar del mundo en donde se encuentren. Es la oportunidad de reconocer todo su aporte a la economía nacional a través de mecanismos de participación ciudadana. Esta participación no se agota con el ejercicio del voto, como en el caso de la Iniciativa Ciudadana #Ley3de3, para la cual llegaron por correspondencia firmas desde distintos lugares de Estados Unidos para sumar a las más de 300, 000 mil que se entregaron al Congreso de la Unión). Para la posibilidad de participar #AquíyAllá el cielo es el límite.

 

Es por ello, que la autoridad electoral debe estar a la altura de las circunstancias para garantizar que esta información sea conocida de manera directa por todos y cada uno de aquellos mexicanos y mexicanas que viven fuera del territorio nacional, además, de otorgar todas las facilidades para que puedan realizar sus trámites de manera pronta y expedita. Desde el inicio de la campaña del INE, el 8 de febrero de 2016 hasta la fecha, se han realizado más de 40,000 solicitudes para obtener la credencial de elector. Sin embargo, el proceso aún registra debilidades, desde el funcionamiento deficiente de la plataforma electrónica para programar citas, la saturación del número telefónico para iniciar el trámite, hasta errores en la captura de la información.

 

A pesar de estas anomalías técnicas tenemos que mantener el entusiasmo y seguir difundiendo con nuestros familiares, amigos y en distintos espacios de convivencia, que tenemos que acudir al consulado para solicitar la credencial. Somos ciudadanxs #DeAquíyDeAllá.

Verónica Noriega

De #AquíyAllá 

Los y las jóvenes mexicanos representan una parte importante de la población mexicana en Estados Unidos, sobre todo si se toma en cuenta a aquéllos que nacieron en Estados Unidos. Para muchos de ellos el ser mexicanos es parte importante de su identidad. Sin embargo, muchos jóvenes también expresan cierta exasperación, y a veces tristeza, al sentir que no son "ni de aquí, ni de allá." En Estados Unidos muchos sufren de un trato discriminatorio por sus orígenes y cultura, pero lamentablemente ocurre lo mismo cuando estos jóvenes tienen la oportunidad de viajar a México. En México son vistos muchas veces como "gringos/gabachos," ya sea porque tienen expresiones diferentes o por el hecho de que sus experiencias no son las mismas de quienes hemos nacido y crecido en el país.

 

Sin embargo, son jóvenes con visiones distintas y con un gran amor por su país de origen que tienen mucho que aportar a México. Al haberse formado en el exterior, se tienen puntos de vista diversos que enriquecen la democracia y la sociedad. Por otro lado, aquellos jóvenes que nacieron en México pero viven sus años formativos en Estados Unidos se han convertido en muchos casos en paladines de causas sociales, tales como obtener el derecho a una educación superior, a un trabajo o a una licencia de conducir. Estos jóvenes están conscientes del valor de sus derechos civiles, sociales y políticos, por lo que nuestro país no puede más que beneficiarse de su sentido de justicia social y constante lucha.

 

Para estos jóvenes, la oportunidad de obtener su credencial de elector y volverse políticamente activos en su sociedad de origen representa una forma de demostrar que son de #AquíyAllá. El voto es una llave para la participación política transnacional que abre la posibilidad de incidir en las decisiones políticas de su país de origen.

 

A pesar de encontrarse lejos, estos jóvenes son parte de nuestro México. Quizá en el futuro retornen a él, quizá sólo lo harán ocasionalmente o quizá se quedarán en Estados Unidos. En todo caso, estos jóvenes tienen ligas con su país de origen, son miembros de la comunidad mexicana, y al votar también dan un mensaje claro a los gobernantes en México: que sus deberes y responsabilidad se extienden más allá de las fronteras.

Enrique Andrade

Consejero del INE

Tu voz cuenta, identificate y vota: INE

 

En diciembre de 2015, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), aprobó el Modelo de Credencialización en el Extranjero (MOCE), lo que creemos que representa una buena noticia para todos los ciudadanos que viven fuera de México, principalmente en Estados Unidos -donde reside el 98% de los mexicanos en el exterior-.

 

La posibilidad de obtener la Credencial para Votar en otro país es -en gran medida-, resultado del esfuerzo de quienes han tenido que salir del país para buscar nuevas oportunidades.
 

En este largo camino, la Reforma Político-Electoral de 2013-2014 contempló cambios muy positivos en el modelo de voto desde el extranjero, entre los cuales destaca la credencialización desde otro país.
 

Anteriormente los mexicanos que viven más allá de las fronteras, tenían que regresar forzosamente a territorio nacional para solicitar su credencial y esperar varios días para obtenerla, en un trámite burocrático largo y absurdo.
 

De acuerdo a lo que obliga la ley, se suscribió un Convenio de Colaboración con la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) para que en oficinas consulares se pueda obtener la Credencial del INE. Es preciso decir que el INE no esta en posibilidades de instalar oficinas o módulos en el extranjero y para los paisanos resulta más sencillo realizar esta gestión en el Consulado, en donde en muchos casos ha acudido para llevar a cabo otro tipo de trámites.
 

En los Consulados sólo se recibe la información del ciudadano, la cual se envía al INE, quién la valida y determina si es procedente. De esta forma, en ningún momento se vulnera la autonomía, rigor e imparcialidad del Instituto Nacional Electoral, ni se pone en riesgo la información proporcionada.
 

El pasado 8 de febrero de 2016 comenzó la primera etapa de credencialización en los 16 consulados con la mayor población de connacionales. En una segunda etapa, el 8 de marzo se sumaron 20 nuevos consulados y a partir del 8 de abril se cubrirán todos los consulados en Estados Unidos, que suman 50.
 

En las primeras etapas de credencialización se ha tenido una respuesta favorable y esperamos que así continué en el futuro.
 

Es importante que cuando el ciudadano reciba su Credencial para Votar, la active para que, además de que le sirva como identificación válida porque ésta cuenta con su domicilio en el extranjero, pueda estar inscrito en la Lista Nominal de Electores en el Extranjero del INE y pueda ejercer su pleno derecho político de votar y decidir en el futuro de México.
 

Invito a todos los mexicanos a que tramiten su credencial del INE en su consulado, y puedan contar así con este instrumento sólido, reconocido, con candados de seguridad, que les facilite su identificación, pero principalmente para que participen y puedan votar.

Jaime Lucero

Presidente de Casa Puebla Nueva York

En mi trayectoria de más de 30 años como líder en la comunidad mexicana del noreste de Estados Unidos, son muchos los temas que a través de nuestra organización nos ha tocado manejar para impulsar el avance de nuestra comunidad: educación, salud, integración, etc.

 

Un tema en el que los liderazgos comunitarios mexicanos no hemos dejado de mantener nuestro interés y nuestro compromiso es el voto de los mexicanos en el extranjero. Vemos que este año finalmente se eliminó uno de los mayores obstáculos que impedían una participación completa de nuestra gente en el proceso, la credencialización en Estados Unidos. Sin embargo, aunque llegamos a este logro, hace falta la información y la promoción debida de este hecho entre nuestra comunidad. Cada mexicano en Estados Unidos debe saber que ya puede tramitar su credencial de elector en nuestros consulados. Y usarla para votar por el candidato de su preferencia.

 

Veo con gusto que compañeros de varios puntos del país se han unido para impulsar esta campaña. Es necesario hacerlo. Nosotros, desde Nueva York unimos nuestra voz para hacer más grande este movimiento, porque estamos convencidos que sólo por medio de la democracia y la participación podremos cambiar nuestro país.

 

Muchos de nosotros somos hombres y mujeres de pocas palabras, pero en cambio, somos gente de mucha acción. El cambio está en nuestras manos, y hoy es hora de actuar: credencialízate, infórmate y vota.

Leticia Calderón

CheliusProfesora - InvestigadoraInstituto Mora.

Cuando a través de estos videos se extiende la invitación a todos los mexicanos que radican en el extranjero para hacer los trámites que les permitan tener una credencial para votar en México, no se puede transmitir todo lo que este documento representa. A primera vista se podría creer que se trata de un trámite que podría considerarse simplemente administrativo pero en realidad, sintetiza la perseverancia de muchas personas que por años mantuvieron la lucha por extender los derechos políticos a todos los mexicanos donde quiera que hoy estén. De esta manera, el derecho al voto que muchas veces no se ejerce como vehículo para alcanzar y conservar la democracia, se vuelve un don preciado para quien carece de él. Es entonces cuando este trámite es más que un día de hacer filas y llenar papeles, sino la constatación de que cada uno esta siendo incluido en un proceso político que es parte de su nación de origen.
 
En el caso mexicano la credencial que actualmente permite votar en elecciones presidenciales y en algunos casos lo permitirá para senadores, por primera vez se podrá obtener sin tener que viajar al país ni esperar semanas a recogerla, lo que volvía casi imposible a cualquiera que radica fuera tener una credencial vigente. Mientras que para la mayoría de los mexicanos tener una credencial del I.N.E es casi elemental dado que además de votar se ha vuelto un documento de identidad ampliamente reconocido, esto no lo ha sido así para quienes por alguna razón emigraron del país. Por esto, los pasos que se han dado para facilitar su obtención no deben verse como una concesión o un favor sino por encima de todo, como la conquista de un derecho que aunque se ha dado a cuenta gotas desde que fue aprobado el derecho a votar desde el extranjero en el 2005, actualmente ofrece mejores condiciones para obtenerla y generar así una verdadera representación de quienes radican fuera del país.
 
Muchas voces aquí incluidas son parte de esta historia, sea con sus argumentos, sus debates, su tiempo dedicado a esta causa, su liderazgo. Toca ahora a los mexicanos que radican fuera del país darle a este documento todo su valor histórico y político y hacerlo suyo como lo que es, una credencial que acredita la ciudadanía, es decir, el reconocimiento a ser miembro de una comunidad política y más que nada, a que cada uno muestre en el país en que vive, que tiene opinión y cuenta con la voluntad de darla a conocer en las urnas cuando se trate de una elección. Este simple hecho, la participación político electoral, es una lección de civismo que se puede hacer como individuos pero también como comunidad en el extranjero ante el propio país de origen. Es un mensaje muy potente que muestra el poder y por tanto su importancia no solo simbólica o cultural, sino política. Es también, una forma de mostrar a los países anfitriones que como inmigrantes, los ciudadanos mexicanos no son solo trabajadores, sino personas con voluntad política y posiciones ideológicas decididas a comprometerse ahí donde su opinión debe ser considerada. Votar, es una forma de pertenecer, de contar, de influir, de existir. Este es el primer paso.

Maggie Loredo

Georgia / San Luis Potosí Coordinadora de Otros Dreamers en Acción, ODA

Ciudad de México, 17 de marzo de 201
 
Como una joven que vivió 18 años  en Estados Unidos y que tengo casi 8 años radicando en México puedo emitir una opinión del porque es importante tener la credencial de elector INE desde el extranjero.
 
En primer lugar contar con esta credencial te permite tener una identificación oficial que te sirve para realizar todo tipo de trámite, desde rentar una casa, contratar todo tipo de servicios hasta para recibir atención médica y te ahorrara un trámite esto en el caso de que vengas a México de vacaciones, decidas regresar o en el caso de una deportación.
 
Es importante tener tu INE para que de esta manera puedas participar políticamente en tu país de origen, ya que el hecho de que no estés en México ahorita no significa que no tengas el derecho. El que participes también beneficiara a tu familia que vive en México y además estas decidiendo por la mejora de tu país por si un día regresas y/o para tus hijos.
 
Te invito para que acudas a tu consulado más cercano, tramites tu credencial y nos compartas tu testimonio.
 
"Credencialízate y vota, es tu derecho"

Gaspar Orozco

Director Asociado del Instituto Jaime Lucero de Estudios Mexicanos City University of New York

Nueva York, 1 de marzo de 2016
 
Si hay un tema de atención urgente es la democracia. Vivimos un momento de transformación de la idea democrática a nivel mundial. Las elecciones en Estados Unidos y los procesos electorales en Europa nos dejan claro el desgaste de la idea tradicional de democracia y la exigencia de los ciudadanos por nuevos esquemas de participación política más justos y equitativos. En tiempos de demagogia se tiene el doble deber de intentar ser lúcidos y de actuar. México no se encuentra al margen de estos cambios, por supuesto. John Dewey escribió alguna vez que la democracia tiene que nacer de nuevo en cada generación. Es verdad. Los mecanismos que alguna vez parecieron funcionar de manera limitada, deben transformarse para atender las necesidades de una ciudadanía insatisfecha con las opciones de participación existentes.
 
En ese sentido, los mexicanos del exterior forman también parte de esta corriente que busca el cambio y la transformación de la realidad a través de la participación civica y el voto. Como sabemos, a partir de 2005, los mexicanos residentes en el extranjero lograron el derecho de votar en el extranjero, una demanda histórica de las comunidades que, a través de su liderazgo, mantuvieron vigente el tema a lo largo de los años.
 
Ahora en 2016, se dió un paso importante en el avance de los derechos politicos de los mexicanos en el exterior, permitiéndose por fin la expedición de la credencial de elector en Estados Unidos. Este acontecimiento, sin embargo, parece no haber recibido la promoción y la difusión debidas, sobre todo en territorio estadounidense. México es más grande que sus fronteras, un hecho que resulta tan obvio, que casi no tendría que mencionarse. Hoy la democracia es, debe ser, transnacional.
 
Es por esto que, al mismo tiempo que se exige una planeación e instrumentación estratégica y responsable en el tema a las autoridades correspondientes, los ciudadanos y organizaciones mexicanas en Estados Unidos debemos involucrarnos de manera activa en el proceso. Es momento de integrar y hacer crecer un frente amplio entre ciudadanos, organizaciones comunitarias, empresarios con visión social e instituciones aliadas con la misión de fomentar la participación ciudadana en el proceso electoral. El primer paso es, por supuesto, credencializarse.
 
Las comunidades mexicanas en Estados Unidos han demostrado a lo largo de la historia su profundo amor y compromiso con su país de origen. Baste citar la acción de las juntas patrióticas mexicanas que, con la idea inicial de conmemorar el 5 de mayo en Estados Unidos, crearon una valiosa red de apoyo y poder convocatorio para la causa republicana en México. Asimismo, no debemos olvidar el papel crucial que, desde el otro lado de la frontera, los hermanos Ricardo y Enrique Flores Magón y su círculo jugaron en la organización y formación de la vanguardia ideológica de la revolución mexicana.
 
Hoy, en 2016, es nuestro deber, cada uno desde nuestra posición, involucrarnos y participar activamente en la construcción de la democracia en México, ejerciendo nuestros derechos políticos. Sin descuidar, claro está, la participación política y el avance social de nuestra comunidad en Estados Unidos.
 
El proceso no es sencillo y comienza con la responsabilidad personal e individual de cada ciudadano. Sin la responsabilidad del elector de informarse, participar y exigir; y sin la responabilidad de las autoridades de garantizar las condiciones para el cumplimiento de los derechos politicos de los ciudadanos, no hay democracia. Cumplamos hoy nuestra parte. Aquí y allá.

Jill Anderson

Autora del libro Los Otros Dreamers, doctora en letras de la Universidad de Texas en Austin, investigadora y activista para los derechos humanos de los migrantes desde 2005.

Amigos y amigas de la campaña "Credencialízate y vota, es tu derecho" #YoDecidoAquíyAllá:
 
No soy Mexicana (al menos por nacimiento), pero vivo en México desde hace nueve años. Como residente permanente en este país hermoso, todavía no tengo el derecho de votar. (Dicho eso, ¡voy a tramitar mi ciudadanía mexicana muy pronto!) En una semana, voy a votar por el o la delgado/a del Partido Demócrata en Estados Unidos desde mi casa en la Ciudad de México, y en unos meses votaré en las elecciones presidenciales y estatales de Estados Unidos. Estoy muy agradecida por la oportunidad de poder votar desde el extranjero en las elecciones de mi país natal. Y estoy muy agradecida de que USTEDES, los mexicanos en el exterior, ya tienen el derecho de votar en las elecciones mexicanas desde su casa afuera de su país natal.
 
El derecho de votar desde el extranjero es relativamente nuevo, y cada día más importante. En Estados Unidos, solo tenemos esto derecho desde el 1986 (pues, yo tenía siete años en 1986 pero de todos modos, ¡una novedad!). En México, este derecho transnacional solo se aprobó desde el 2005. En un mundo más y más globalizado, cuando nuestro bienestar está afectado por políticas, economías, cuestiones de salud, y el cuidado ambiental de países ajenos a nuestra dirección de correo, el voto desde el extranjero toma una urgencia y significado nuevo.
 
Como Iniciativa Ciudadana ha señalado, el presupuesto del Instituto Nacional Electoral no muestra una inversión adecuada a su derecho de credencializarse en su Consulado Mexicano y poder votar en las elecciones de México. Así que ustedes, los ciudadanos/as mexicanos en el exterior, tienen que ejercer su derecho de credencialización desde ahora para hacer realidad un logro demasiado teórico hoy en día. El poder está en sus manos.
 
¡Les necesitamos! Tanto, que necesitamos que los que puedan se conviertan en ciudadanos estadounidenses binacionales, pero también necesitamos que voten en su país natal también. Lo que pasa en México no se queda en México (no como en Las Vegas, por supuesto). Además, las familias retornadas, las personas deportadas, las familias que se quedan con seres queridos al otro lado de la frontera militarizada, necesitan y merecen contar con su interés y su voto.
 
Como muchos de ustedes, quiero gozar de mi derecho del voto binacional, quiero que tenga peso con los tomadores de decisiones en mis dos países lo que siento en mi corazón: que una política humana y equitativa en mis dos países es lo mejor para mis dos países. Mientras que ustedes insisten en su derecho de credencializar su voto, me voy para ver como volverme ciudadana en mi país adoptada. ¡Ya urge!
 
Un abrazo solidario desde la Ciudad de México,

Please reload